Publicamos el último capítulo de la serie de ocho capítulos “Organizaciones que se reinventan para seguir evolucionando”. En la primera entrega relatamos nuestro momento de exploración, de inspiración, de levantar la mirada; en el segundo capítulo hablamos sobre nuestra vocación de compartir; en la tercera entrega explicamos cómo hemos ido rediseñando nuestros servicios ante las nuevas demandas. En la cuarta entrega compartimos algo que nunca antes habíamos hecho: la transformación de un territorio. Dedicamos el quinto capítulo, a nuestro crecimiento en sentido horizontal. Y el sexto a explicar la centralidad de la comunicación en los procesos de cambio, en general, y en el nuestro, en particular. En la séptima entrega explicamos cómo un equipo que ha pisado tierra durante toda su trayectoria transita por el camino de la digitalización. Y en este último capítulo vamos a contar cómo este equipo vive la libertad para experimentar.

K2K Emocionando ha evolucionado porque es una organización viva en la que nos sentimos libres para probar a hacer de manera diferente, en la que nos hemos permitido aprender de pequeñas experiencias, y también de pequeños fracasos, sin apartarnos de los cimientos y los valores que nos llevan sustentando desde hace más de dos décadas.

La sustitución de la jerarquía y los procedimientos por la autogestión y la libertad de decisión se muestran como el camino más inteligente y adecuado para moverse en estas nuevas realidades. Y las personas, para aplicar, además de sus manos, su inteligencia y su pasión en la empresa, necesitan no solo un trabajo, sino un espacio de libertad personal y un propósito profundo que desarrollar.

El Nuevo Estilo de Relaciones se basa en poner a las personas como centro efectivo y real de las organizaciones, y en trabajar con absoluta transparencia, confianza, libertad y responsabilidad. En las organizaciones que lo han implementado no tenemos estructura jerárquica de ningún tipo, ni elementos de control de las personas, ni parcelas de poder, ni zonas oscuras; en cambio tenemos equipos autogestionados, responsabilidad y compromiso de todas las personas, iniciativa y toma de decisiones compartidas. Todas las personas de la organización trabajan desde la confianza en el resto de las personas y con la máxima comunicación en la búsqueda de la armonía interna.

La organización se estructura de manera que las personas puedan trabajar con la máxima libertad y responsabilidad en la búsqueda del bien común por encima del interés particular. Se actúa, individual y colectivamente, con responsabilidad, compromiso social y ambiental. Y, por último, desde la propia organización se fomenta la colaboración, la cooperación con otras organizaciones y la difusión de los valores de este Nuevo Estilo de Relaciones, NER.

A lo largo de los ocho capítulos de esta serie, hemos intentado compartir las claves que describen la capacidad de adaptación de K2K Emocionando que, como organismo vivo, seguirá reinventándose en base a la transparencia, la confianza, la colaboración, la participación, la libertad y la responsabilidad, la generosidad y la consecución de un proyecto común y del éxito compartido. Ahora, la pregunta que queda por responder es: ¿a dónde nos ha llevado esta evolución? Lo descubriremos la semana que viene.